Argentina presenta en Berlín polémica apuesta por agroindustria transgénica

“Argentina produce un volumen de alimentos 10 veces superior a su número de habitantes”, aseguró Verónica Caride, funcionaria del Ministerio de Agricultura de Argentina, en un panel en el marco de la Feria Agrícola y de la Alimentación (Grüne Woche), en Berlín. “Nuestro país está en condiciones de aumentar en forma sustentable su producción, que ofrece al mundo. Cuenta con tecnología punta y experticia en las cadenas agregadas de valor”. La funcionaria aseguró que su país está comprometido con la seguridad alimentaria, el combate a la pobreza y la sustentabilidad.

Actualmente casi el 100% de los cultivos de soja, más del 50% de los de algodón y más del 40% de los cultivos de maíz argentinos son transgénicos. Bien conocidos son los riesgos que conlleva este tipo de cultivos, que según medioambientalistas están lejos de ser sustentables, por considerarlos un riesgo para la salud humana, el medioambiente y los pequeños agricultores.

“Oportunidad para el mundo”

“Esta tecnología es la oportunidad para el mundo para incrementar fuertemente los rendimientos agrícolas. Existe un exhaustivo análisis antes de la aprobación de cada uno de los productos. En todo el Continente Americano, no sólo en Argentina, hay un auge. Esto ha incrementado fuertemente la superficie cultivada con semillas biotecnológicas. También estamos trabajando para desarrollar esta tecnología en donde la competencia internacional es muy fuerte”, aseguró Caride, en conversación con DW.

La funcionaria reconoció que la expansión de los cultivos ha sido exponencial desde principios de la década de 1990, no sólo en los rendimientos por hectárea sino en la ampliación de la frontera agrícola. Estos cultivos pasaron de 1,7 millones de hectáreas en 1996 a más de 170 millones de hectáreas cultivadas en el 2012.

 

 

 

 

 

 

 

Mundialmente se observa que los países en desarrollo, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Chile, Costa Rica y Sudáfrica, entre otros, así como en Estados Unidos, es en donde se ha registrado un mayor crecimiento de estos cultivos, que van a la par de una preferencia en los países industrializados europeos por los productos orgánicos, que provienen de cultivos sin herbicidas.

Fuente: Deutsche Welle