Aproleche realizó talleres sobre financiamiento para la producción lechera

La Asociación Gremial de Productores de Leche de Osorno (Aproleche) realizó 3 talleres que versaron sobre “Aspectos financieros relacionados con la producción de leche en Chile y Nueva Zelandia, desde la visión de un desarrollador de negocios” dirigido a productores y a un grupo de asesores y el tercero sobre “Financiamiento en Chile para la producción lechera: La experiencia neozelandesa en el apoyo de la banca al emprendimiento lechero” dirigido a ejecutivos de banco. El encargado de hacer estas charlas fue el Ingeniero Agrónomo de la Universidad de Massey, con postítulo en Agronegocios de la Universidad de Lincoln, Alan Morris.

Esta actividad se enmarca dentro de las actividades del Tercer PDT “Mejoramiento de la competitividad del sector lácteo regional, mediante la difusión y adaptación del modelo de gestión económica estacional”, proyecto ejecutado por Aproleche Osorno y cofinanciado por Innova Chile de Corfo.

El Jefe del Departamento I+D de Aproleche Osorno, Raúl Araya, se mostró satisfecho con los talleres efectuados. “Se entregaron antecedentes técnicos y financieros importantes para que los productores puedan tomar decisiones y evaluar su negocio lechero como una empresa. En particular rescató el taller con los bancos, a pesar que los negocios relacionados con la producción agrícola en Chile es bastante bajo, rondando el 8%, y en el sector lechero menor al 2%. Pero aun así, es importante que los ejecutivos de banco conozcan cómo se comporta el sistema productivo y qué es lo que están haciendo otros países desde el punto de vista bancario, lo cual ha permitido crecer a los productores”, indicó Araya.

En la oportunidad, el profesional neozelandés, Alan Morris, hizo un resumen sobre su experiencia, sus inicios en el rubro lechero, donde señaló que “las claves del aprendizaje son el coaching y conformar equipos comprometidos; creer, invertir y confiar en los colaboradores; construir una visión y ser capaz de vender una idea; sin descuidar la planificación de la alimentación, salud animal, administración y finanzas. Con ello se puede alcanzar el éxito de una explotación lechera que se mide en la capacidad de crecer”.

“Una tendencia en los campos es que la edad de los propietarios está aumentando y sus herederos no están interesados en el negocio, pero cuando uno ve el rubro lechero como un negocio, puede motivar y atraer a las nuevas generaciones. En Chile tienen una tarea importante que es originar negocios lecheros pequeños donde los jóvenes puedan comenzar administrando un predio, asumiendo responsabilidades y aprendiendo en el camino”, explicó Morris.

Respecto al rol de los banco con el sector agrícola, Alan Morris señaló que “en Nueva Zelandia hay seis bancos súper competitivos, en los cuales la gente está muy capacitada y conocen muy bien el negocio lechero, y también reconocen a este sector como muy importante para el país. Es un mercado muy estable y existe mucha confianza por parte de la banca. Los bancos en Nueva Zelandia ofrecen servicios de internet, cursos de capacitación para los agricultores, apoyo de planificación estratégica, administración y supervisión”.

“Claro que implementar beneficios para los agricultores en Chile es complicado y creo que el banco que ofrezca un servicio como el que indico, se hace dueño del mercado. Si un banco decide ofrecer ese servicio tiene una tremenda ventaja competitiva, porque es el primero en su categoría. Veo tremendas oportunidades para el sector lechero en Chile, pero se necesita más asociación entre los agricultores, bancos y las plantas, para formar la industria como tal. Entonces la industria tendría una voz fuerte frente al gobierno”, finalizó el empresario neozelandés.

Finalizado uno de los talleres, el Ingeniero Agrónomo y asesor privado, Jorge Salazar, dijo que “conocer las experiencias de otros países siempre va a ser muy interesante, pero también me di cuenta que tenemos una tremenda brecha que acortar. En nuestro país todavía no aprendemos que las relaciones se construyen en base a una confianza, y creo que la relación que tiene el sector productivo con la banca no es el óptimo. La banca tiene decisiones centralizadas en Santiago, y si las colocaciones respecto al sector son bajísimas, malamente podemos lograr resultados”.

 

Por: Aproleche Osorno.