Destacan convenio de CNR-GORE Los Ríos que beneficia la gestión hídrica de la agricultura familiar campesina

El acuerdo tiene como propósito principal optimizar el recurso hídrico para mejorar el proceso productivo de los pequeños agricultores de la provincia del Ranco, quienes pueden acceder a obras de tecnificación de riego.

Un importante avance para el desarrollo de la agricultura familiar campesina reviste el convenio de la Comisión Nacional de Riego (CNR) – Gobierno Regional (GORE) de Los Ríos firmado en el marco del Programa de Gestión Territorial para Zonas Rezagadas permitirá fomentar la tecnificación de riego y aumentar la superficie de riego tecnificado en 1,32 hectáreas al término del programa.

Dicho convenio significó un aporte a la CNR desde el GORE Los Ríos, equivalente a 650 millones de pesos destinados a financiar obras de riego tecnificado durante un plazo de 29 meses, de los cuales 548 millones corresponden a la bonificación de proyectos de tecnificación de riego de pequeños productores agrícolas.

Al respecto, el Gobernador Regional, Luis Cuvertino, valoró que, “desde el inicio de nuestra administración ha estado presente fortalecer las herramientas para el mejoramiento de las condiciones del trabajo y producción de nuestros campesinos. Estamos viviendo condiciones extremas respecto a la escasez hídrica, que ha afectado especialmente a los pequeños productores agrícolas, por lo tanto, esperamos que esta alianza logre sus objetivos propuestos para apoyar a las y los habitantes que hoy viven y producen la tierra de nuestra región”.

El encargado del convenio CNR-Gore Los Ríos, Nicolás Cirano, explicó que “los principales beneficiarios del convenio son pequeños productores agrícolas de INDAP, potenciales INDAP y no INDAP provenientes del rubro hortícola y berries principalmente que no cuentan con derechos de aprovechamiento de agua para optar a sistemas de riego intrapredial, y a la vez con baja capacidad económica para acceder en forma particular a proyectos de riego tecnificado”.

Continuando, Cirano, sostuvo “de esta manera, el programa contribuye a reducir las brechas de desigualdad en la disponibilidad y acceso de la pequeña agricultura al recurso hídrico para riego, recurso necesario para optar a los instrumentos de fomento al riego existentes en MINAGRI y CONADI, ya que con la disminución de las precipitaciones se ha evidenciado los escases hídrica en la época estival en la provincia, provocando una merma en su producción”.

Por su parte, el coordinador del programa Zonas Rezagadas en la provincia del Ranco, Sebastián Gómez, manifestó “hoy día, el riego es una actividad importante y prioritaria para el desarrollo de la agricultura familiar campesina, es por eso que se genera este convenio que busca principalmente dotar e implementar de sistemas de riego tecnificado a los agricultores y agricultoras de la provincia del Ranco, que consiste en la construcción de sistemas de riego de captación y acumulación de agua lluvia y en el mejoramiento de infraestructura, como la construcción de invernaderos de policarbonato y sistemas de riego por goteo, lo que permitirá que los agricultores tengan agua durante todo el año, incluso en verano cuando hay más sequía”.

A lo que Gómez añadió “de esta manera se resuelve un problema a nivel regional en cuanto a la escasez hídrica del territorio, el cual fue detectado a través de la mesa regional del agua que es liderada por el gobernador de Los Ríos, Luis Cuvertino. Así estos proyectos apuntan directamente a brindar soluciones a las necesidades tan sentidas de la gente del mundo rural”.

Entrega de bonificaciones

Cabe recordar que, en el marco de este convenio, en agosto del presente año, se entregaron 16 bonificaciones por $172.523.694 a pequeños agricultores de las comunas de La Unión, Futrono, Río Bueno y Lago Ranco. Los proyectos a bonificar consistieron en sistemas de riego por goteo y sistemas de cosecha de aguas lluvia (SCALLS) para hacer más eficiente el uso del agua disponible frente al escenario actual de la crisis hídrica.

Las obras de riego que se desarrollarán consisten en acumuladores de cisternas flexibles y tranques de acumulación, a los cuales se les suman invernaderos de policarbonato y energía renovable no convencional (ERNC). Todas las instalaciones contarán con un cerco perimetral y una caseta de protección de la bomba.