Pequeños productores de alimentos de la provincia del Ranco podrán formalizar sus actividades

La iniciativa se enmarca en un convenio suscrito entre el Gobierno Regional e Indap, a través del Fondo de Convergencia del Programa Zonas Rezagadas Provincia del Ranco, y contempla una inversión de $300 millones en beneficio de 60 usuarios del Prodesal y PDTI.

Con la idea de disminuir las brechas de infraestructura y equipamiento para pequeños agricultores dedicados al rubro de la producción de alimentos y usuarios de los programas Prodesal y PDTI en la provincia del Ranco, es que el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) se adjudicó 300 millones de pesos provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) del Gobierno Regional.

Los recursos adjudicados serán destinados al programa “Indap-Habilitación de infraestructura y equipamiento para el desarrollo productivo”, cuyo objetivo es apoyar a los productores con emprendimientos prediales dedicados a la elaboración de productos procesados en los rubros queseros, miel, conservas, mermeladas, derivados lácteos, entre otros.

La iniciativa se enmarca en un convenio suscrito entre el Gobierno Regional e Indap, a través del Fondo de Convergencia del Programa Zonas Rezagadas Provincia del Ranco, que busca atender la desigualdad territorial en zonas que viven en condiciones de rezago respecto al promedio del país.

El gobernador regional de Los Ríos, Luis Cuvertino, destacó que “este beneficio representa el espíritu del Programa Zonas Rezagadas, que apunta a apoyar a los productores para que puedan cumplir con la normativa y requisitos de carácter sanitario para ser más competitivos, consolidar sus negocios y avanzar en su crecimiento. En esta ocasión, son 60 emprendedores del mundo de la agricultura familiar campesina que gracias al convenio con Indap se les destinarán durante dos años recursos regionales que les permitirán mejorar su infraestructura y adecuarse a los requerimientos de la autoridad sanitaria para vender sus productos”.

La directora regional de Indap, Alejandra Bartsch, expuso que “para la administración de este gobierno es prioritario fomentar el desarrollo de la agricultura familiar campesina a través de diversas medidas que conllevan un beneficio directo de su actividad productiva, entre ellas algunas que favorecen la asociatividad y el cooperativismo que tienen importantes instrumentos de fomento productivo para su crecimiento. Asimismo, el mandato es acercar los recursos a nuestros usuarios, y a través de este programa, pequeños agricultores de la provincia del Ranco podrán formalizar sus negocios y abrirse a nuevos mercados”.

El profesional de apoyo del Departamento de Administración y Finanzas de Indap y además encargado de los convenios con el Gore, Pablo Hernández, complementó que “la idea de este programa es apoyar el proceso de formalización de los productores del rubro de alimentos procesados para la futura obtención de la resolución sanitaria, ya sea documental, de agua potable y alcantarillado, y de funcionamiento, que se exige. Esto de manera que sus negocios prediales operen de acuerdo con lo que la normativa sanitaria vigente establece”.

A lo anterior, Hernández añadió que “este programa se ejecutará en un periodo de dos años, por lo que para 2022 nos traspasaron la mitad de los recursos, lo que beneficiará a 30 usuarios del Prodesal y PDTI. En 2023 se transferirá la diferencia del total del proyecto, lo que permitirá que se beneficien 30 usuarios más”.

En tanto que Sebastián Gómez, coordinador del Programa Zonas Rezagadas en la provincia del Ranco, sostuvo que “el apoyo a la agricultura familiar campesina es un eje fundamental para este Gobierno Regional. Por esta razón es que a través de un trabajo en conjunto entre el Programa Zonas Rezagadas e Indap se ha logrado implementar esta iniciativa que beneficia a los agricultores del territorio con la obtención de resoluciones sanitarias para sus emprendimientos, lo que les permitirá cumplir con la normativa vigente y de este modo aportar al desarrollo de la economía local”.