Proyecto de Bioseguridad en Turismo de Los Ríos avanza en terreno con beneficiarios

Reforzar elementos que permitan un avance y destacar la región como destino bioseguro es uno de los objetivos de las intervenciones que desarrolla el equipo del proyecto FIC de Bioseguridad en Turismo, el cual es financiado por el Gobierno Regional y ejecutado por la Universidad Austral de Chile (UACh), en una alianza entre el Instituto de Turismo y el Instituto de Enfermería.

Los avances del proyecto están generando los diagnósticos de las empresas beneficiadas, identificando los puntos de riesgo y prontamente la creación e instalación de planes de mejora que permitan reforzar la bioseguridad ante patologías infectocontagiosas en los distintos eslabones de la cadena de servicios y experiencias turísticas de los beneficiarios del proyecto en la región de Los Ríos.

Los distintos beneficiarios que, pese a todas las dificultades, han logrado mantenerse operativas o comienzan a retomar sus actividades, evidencian la necesidad de capacitación para un actuar seguro frente a los visitantes.

Uno de los entrevistados fue Jimmy Davis, presidente de ATF Valdivia y propietario de las embarcaciones Marqués de Mancera y Reina Sofía, quien detalló que en pandemia no está operando el barco. “Sólo hicimos un intento, pero modificando rutas y con servicios cerrado es bastante complejo. Hoy seguimos con esos problemas, pero en fase 3 estamos intentando entregar los servicios acostumbrados con las restricciones sanitarias y aforos permitidos. Pronto esperamos tener nuevas noticias con las aperturas de los fuertes de Mancera y Corral, que son absolutamente indispensable para que el turismo empiece a funcionar de manera sostenida hacia los puntos de interés”.

A esto, agregó que “estamos en un proceso de recontratar gente, porque ha sido muy complejo recuperar la fuerza laboral. Y estos proyectos son muy importantes porque hay que ir capacitando a la gente y transmitirle al público que nos visita que estamos tratando que funcione con la mayor seguridad para todos, y eso implica estabilidad laboral”.

Carlos Siegel, jefe del Departamento de Turismo de la Municipalidad de Valdivia, sostuvo que “el funcionamiento del equipo de información turística del municipio ha sido complejo de abordar porque la pandemia es muy dinámica, todo cambia muy rápidamente, así que tratamos de adquirir herramientas eficaces para abordar esto de la mejor manera posible y esta capacitación del proyecto FIC Bioseguridad en Turismo para fortalecer esta cultura, que trasciende al Covid, es fundamental”.

Marcelo Cartes, administrador de Cabañas Huenehue de Panguipulli indicó que «en un comienzo estuvimos cerrado por 8 meses y averiguando la forma de cómo hacer las cosas contratamos un prevencionista para que nos elaborara un protocolo. Este proyecto nos va a servir mucho porque les va a dar confianza a nuestros huéspedes para visitarnos».

Por su parte, Franco Cortés, encargado de educación ambiental, proyectos y difusión del Parque Urbano El Bosque señaló que “desde el comienzo de la pandemia para nosotros como Parque ha sido súper complejo, ya que reducimos personal, nos acogimos al seguro del empleo, tuvimos que mantener el parque cerrado, se acabaron las donaciones que es la principal fuente de financiamiento. Estuvimos 3 meses completamente cerrado, y luego nos comenzamos a reactivar poco a poco siguiendo las transiciones del Plan Paso a Paso”.

“La apertura ha sido paulatina, al principio dirigido a los socios y luego investigando sobre protocolos comenzamos una apertura más general, siempre con protocolos de reserva, control e higiene. Fue un proceso autodidacta utilizando protocolos de otros parques y apoyándose en el plan paso a paso. Estos proyectos me parecen súper necesarios porque me he dado cuenta que muchas cosas no las manejamos, y son muy útiles incluso previos a la pandemia”, añadió Cortés.

Finalmente, Juan Pablo Leiva, miembro del equipo del proyecto indicó que “más allá de los protocolos que están vigentes, en la actividad turística existe un sinnúmero de acciones que son necesarias de incluir en la operación diaria, sobre todo para prever aquellas situaciones y horarios donde hay mayor demanda de servicios e instalando una nueva cultura de gestión de riesgos sanitarios para prevenir cualquier enfermedad infectocontagiosa”.

“Además la gran mayoría de las empresas necesita habilitación y asesoría al respecto, por eso el proyecto está entregando herramientas de largo plazo para empresas, atractivos y organizaciones, dado que hoy es el Coronavirus, pero la industria turística debe estar preparada para cualquier otra amenaza, y colocar en valor todas las acciones que le permitan ser competitivos ante otros destinos”, concluyó el profesional de turismo.

Es así como la implementación del proyecto busca elevar la competitividad de las empresas regionales, respecto sus protocolos en temas de bioseguridad, diferenciándose de otras empresas a nivel nacional, impulsando también al destino turístico.