Proyecto propone inédito horario en Chile: oscurecería más temprano que en invierno

Si se considerara la posición geográfica de Chile en el mundo, el país debería quedar en el huso UTC -5. Es decir, los relojes tendrían que retrasarse en dos horas.

Este sábado 4 de septiembre, Chile modificó su horario continental dejando atrás el llamado horario de invierno, dándole la bienvenida al de verano.

Para acabar con los cambios anuales que se producen, el senador Guido Girardi presentó un proyecto que mantenga el horario de invierno durante un año (GTM-4), para luego quedar con el huso horario que nos corresponde como país por ubicación, el GMT-5.

Esto quiere decir que, según la idea de Girardi, Chile debiera tener dos horas menos que en la actualidad.

La autoridad llamó al Gobierno a “respetar la evidencia científica y poner urgencia y patrocinio al proyecto de ley que establece mantener el horario de invierno (GMT-4) para todo un año para luego pasar al huso horario le corresponde a Chile (GMT-5) y eliminar el horario de verano (GMT-3) por el daño que produce la desincronización entre el despertar y la salida del sol”.

Como parte del respaldo científico para demostrar la negatividad del cambio, Girardi incluyó parte de una investigación del “The New England Journal of Medicine”, el que menciona que “adelantar los relojes en una hora en primavera y una hora hacia atrás en otoño, puede interrumpir los ritmos biológicos e influye en la duración y calidad del sueño, y el efecto dura varios días posteriores”.

En esa misma línea, el legislador aseveró que “este cambio de hora va en la dirección contraria, nos levantaremos con luz artificial que es 10 mil veces menos potente que la solar y no activa nada”.

Agregó que “este efecto sobre los sistemas endocrinos puede producir obesidad, infartos, hipertensión, diabetes, debilita el sistema inmune, genera irritabilidad, depresiones. A ello se suma, sobre todo en los niños, el tiempo que las pantallas le roban al sueño”.

El horario que debería tener Chile

Si se considerara la posición geográfica de Chile en el mundo, y basándose en los mapas de husos horarios elaborados en base a meridianos y la distancia de estos con el «meridiano 0» o «de Greenwich», Chile debería quedar en el huso UTC -5. Es decir, los relojes tendrían que retrasarse en dos horas.

Con ello, durante el invierno se oscurecería entre las 16:00 y 17:00 horas, mientras que en el verano sería cerca de las 19:00 horas.

John Ewer, biólogo, doctor en neurociencia y académico del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, explicó en abril del 2020 respecto al horario de invierno que la modificación «nos acerca un poco más a la realidad horario que nos corresponde, como en Perú», aseverando que dicho cambio debiese implementarse para todo el año.

Por su parte, añadió que el cambio de hora registrado el sábado recién pasado «es el peor de los cambios de hora. Lo que va a hacer es que el sol se va a levantar más tarde, es decir nos vamos a levantar a oscuras y eso tiene un impacto (…) Como especie diurna, lo que determina cuando estamos biológicamente despiertos, es cuando sale el sol».

Agregó que «tiene consecuencias graves porque uno está más dormido y también afecta a nuestra biología, nuestro sistema inmune, nuestra respuesta a las vacunas».

Consignar que la plataforma Time and Date tiene el panorama mundial de cada país respecto a su hora, detallando que efectivamente Chile tendría una hora similar a Perú, Ecuador y Colombia, si se considerara la variable geografía.