Seremi de Gobierno hace un reconocimiento a la incesante labor de los medios de comunicación

 

En conmemoración de un nuevo aniversario del Día Nacional de la Prensa, como vocero regional, hago extensa las felicitaciones y reconocimiento a la gran labor que cumplen los medios de comunicación y sus entes sociales.

Hace 202 años, nació el primer número de la Aurora de Chile bajo el alero del Fray Camilo Henríquez, quien logró traer a nuestro país la imprenta y enriquecer la mente de la población, un legado que trasciende en el tiempo y que perdura en torno a las letras, esas, que hacen de nuestra sociedad un Chile más informado.

Desde aquel entonces, comenzó la revolución de las voces y la escritura, episodio que marcó la historia de la prensa local, y del mismo modo, se convirtió en una herramienta impetuosa que permitió ser escenario de ideas políticas y sociales, con sus diversos protagonistas y opinión pública.

Como Gobierno, nos propusimos entregar el valor que nuestros medios locales se merecen a través del Fondo de Medios,  beneficiando este año a 28 proyectos, con un monto superior a los 60 millones de pesos, triplicando los recursos entregados hace 4 años.

Por lo tanto, el apoyo a su misión siendo testigos del acontecer noticioso, viene a reforzar  la lucha por proteger el derecho que tienen los habitantes de ser escuchados e informados, de ser el micrófono para hacer valer sus voces y transformarse en la fuente de   información, educación y entretención que  la nación se merece.

Hago énfasis también en los últimos acontecimientos, que afectaron a dos periodistas locales, quienes en busca de la noticia, pusieron en riesgo su vida. Para ellos y otros tantos comunicadores que arriesgan su integridad por llevar a los hogares la actualidad, un sincero homenaje, admiración  y mis más profundos deseos de recuperación.

Finalmente agradezco el constante apoyo por difundir los programas y beneficios de esta gestión, trabajamos codo a codo con ustedes, ya que sin su cobertura, la real labor de comunicación no hubiese sido posible. Ustedes son el motor incesante para abrir los ojos a la ciudadanía, la fuerza para la libertad de expresión, y el impulso para hacer de nosotros, una sociedad más crítica y democrática.